viernes, 7 de noviembre de 2008

Nalgas rojas

Las azotainas o nalgadas, llamadas en inglés spanking, son la más difundida de las actividades de BDSM. Desde una palmada juguetona en las nalgas, a las tradicionales azotainas de cumpleaños de EE.UU. (“una palmada por año y una para crecer”) o como parte del juego previo a las relaciones sexuales, mucha gente juega con nalgadas aún cuando piensen que BDSM es algo para pervertidos.

Algunas de esas estadísticas difíciles de creer que aparecen cada tanto en el área (¿quién puede hacer encuestas sobre algo de lo que la mayoría de la gente no discute con extraños?), estima que más del 50% de la gente usa palmadas de algún tipo como juego sexual.

Las nalgadas son mi interés principal también, como supongo que lo son para la mayoría de mis gentiles visitantes.

Recuerde que escribimos sobre fantasías entre adultos que consienten en jugar, y que por comodidad y preferencias, escribo como un hombre castigando a una mujer. Acomódelo a su gusto.

Que es una azotaina?
Una azotaina es, según el Diccionario de la Real Academia una “zurra de azotes.” Y un azote es, (en su cuarta acepción, que es la que nos interesa) un “golpe dado en las nalgas con la mano”. Una nalgada es, (segunda acepción) un “golpe dado en las nalgas”. Por nuestra cuenta, agregamos que también puede ser dado con algún objeto plano, como una paleta.

Y para la mayoría de la gente, una azotaina, o “unas buenas nalgadas” deben ser dadas con el castigado boca abajo sobre el regazo del que castiga, con sus nalgas desnudas redondas y rellenitas ofrecidas y listas para cambiar de rosado a rojo furioso, sentirlo retorcerse contra sus muslos, escucharlo pedir por favor que pare, que ya es suficiente.

Ahora, un poco sobre la técnica para darlas.

La posición
Desde luego, no hay una posición obligatoria para las nalgadas, y Ud. puede encontrar muchas en posiciones para azotar.

La escena comienza con el castigado parado a la derecha del que va a azotar, (la figura y descripción son para un dominante diestro. Si es zurdo, invierta todo). Hágala recostarse sobre su regazo o ayúdela, tomándole la muñeca derecha con su mano izquierda y dando un tirón. Cuando los muslos de ella choquen con los suyos, bastará muy poco esfuerzo para hacerla caer, y sentirse forzada y dominada.

Todo el peso del castigado debe apoyarse en las piernas del que castiga. Dependiendo de su altura, las manos y los pies quedarán en el aire, o apenas tocando el suelo. Si el castigado fuera un hombre, su pene debe apoyarse sobre los muslos, con la punta hacia abajo y a la izquierda (a menos que su reacción a la escena no lo permita).

Su mano izquierda puede apoyarse en la base de la espalda, o tomar de la cintura. Su codo izquierdo debería apoyarse en la espalda más arriba, hacia los omoplatos, para impedirle levantarse.

Si bien muestro las manos del castigado colgando, probablemente la izquierda se tome de la silla para estabilizarse. Si su mano derecha se levanta para protegerse, tómela con la izquierda y sosténgala en la base de la espalda o en la cintura.

Si las manos se transforman en un problema, sosténgalas juntas en la base de la espalda, atándolas antes si es necesario.

Si las piernas tratan de levantarse, un par de palmadas fuertes en los muslos deberían ser lo único que se necesita para bajarlas muy rápido.

La nalgas del azotado quedarán en mejor posición si la pierna derecha del que castiga está un poco más alta que la izquierda. Apoye la punta del pié derecho en el piso y el talón contra la pata de la silla, o use una caja, un ladrillo o un taco de madera de alrededor de 5 cm. si planea un castigo largo.

A veces, colgar con la cabeza para abajo hace que el castigado se maree. Si eso ocurre, modifique la posición haciéndola recostar su torso en otra silla, o aplique el castigo sentado en un sillón o el borde de la cama.

La posición parece simple, pero como sabrá si fue azotado, el castigado está fuera de balance y sin puntos de apoyo, así que le resulta difícil liberase, aunque se retuerza y lo intente. Está indefenso.

Si el castigado es más grande o más fuerte que el que castiga, puede ser dominado más fácilmente si se lo hace acostarse sobre su rodilla izquierda y le sujeta las piernas con su pierna derecha. En esta variación, el castigado debería quedar un poco en diagonal, con la cabeza al costado de la silla, para mejorar la posición de su trasero. Tiene un inconveniente (?), que es que, al moverse, el muslo izquierdo del castigado friccionará contra partes muy sensibles de la anatomía del que castiga.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Podrías ayudarme a iniciarme en el BDSM?

Jinete BDSM dijo...

Puedes escribirme a
jineteBDSM@gmail.com

Morgana dijo...

Ya había visitado tu blog en alguna ocasión. Ahora no tengo tiempo, pero confío en poder charlar contigo vía mail de estos temas que nos ocupan.

Y si surje te diré una frase preciosa que le regalé a mi novio.

Besos.

Anónimo dijo...

interesante blog.

elsa dijo...

Entro a mirar...me asusta un poco todo esto,pero.......soy curiosa.
Escribes bien.